sábado, 9 de abril de 2011

DEFCON 0 (ACTO SEGUNDO)


Resumen de lo publicado: La plana mayor de la defensa se encuentra reunida en los sótanos del Heptágono tras recibir informaciones fidelignas vía Radio Andorra de un hipotético ataque de sus enemigos. Una vez cumplido el trámite de culpar a los sempiternos sospechosos Rusos Bolcheviques con gorros de orejeras, el  General Harryhaisen W. Rampablan toma la dudosa determinación de elevar el nivel de alarma del país a Defcon 0. 


EN OTRA PARTE, EN OTRO LUGAR QUIZÁS.

Un comando de los Silver Arrows de la base de Chitacallando ( Nuevo México ), desembarcan del helicóptero de línea en Mountain Valley Pleasant View With Pines, en el punto neurálgico de la frontera de Nueva Carolina del Este y el Sahara Meridional. Jhon Stuck vive unos momentos de vicisitudes variadas.

-Sargento, esto es una locura.
-Jhon, no le consiento que ponga en entredicho las órdenes del alto mando. Mire si es así que como no se disculpe no sigo hablando con usted.
-Perdone señor, pero verá, no veo lógico mandar a un comando de sólo dos integrantes a un punto tan problemático como este.
-Hijo, le diré lo que me dijo el anciano Subteniente Canell en una ocasión en las costas del Mar muerto: “coja esa escoba y limpie”.
-¡Así lo haré señor! –grita un convencido recluta, que planta cara al primer pino que se cruza en su camino.



VOLVIENDO AL ENTRETENIDÍSIMO MUNDO DEL HEPTÁGONO.

Peter Stromasky, General de la Inteligencia Propia termina de explicar al General Rampablan el fucionamiento del dichoso Defcon ayudado de marionetas.

-¿Habéis visto al Defcon 2 niños?
-¡Síiiii, detraaaas! –grita puerilmente Rampablan ante el improvisado teatro de guiñoles.
-¿Dónde dónde?
-Bueno, basta de tonterías.
-Disculpe señor.
-Hasta ahora no hemos tenido aviso de los malos que quieren darnos para el pelo.
-Es el procedimiento habitual –sugiere uno de tantos con medallas de por allí.
-En mis tiempos se hacían las cosas bien.
-¡Olvide sus tiempos!, esto podría significar la Enésima Guerra Mundioesférica.
-O peor, ¡el arcopalisis, la hicatombe!...
-¡La caraba, el despiporre!

El pánico se apodera de los presentes que, de manera espasmódica, corren alrededor de la mesa de juntas con las manos en la cabeza y aullando como perros en celo. Sólo los más fuertes mantienen la compostura y hacen música con las axilas.


Mountain Valley Pleasant View With Pines,
MOMENTOS ANTES.

El comando de Silver Arrows se refugia en una zanja construida para tal fin con un par de cucharillas de postre. Corre viento de levante.
-¿Sargento?
-Dígame Jhon.
-No lo veo claro.
-Tome este pañíto de lino, frótese las gafas.
-Gracias señor, pero no es eso.
-¿Entonces?
-Pues...
-Suéltelo hijo.
-La guerra es una tontería.
-A veces sí.
-¿Cómo que a veces?, esto es una absurdez.
-Tiene razón.
-Es más, le diré otra cosa.
-A ver.
-Este diálogo es un relleno, somos meros personajes para descargar la tensión latente del relato principal.
-Calle calle, y apunte al frente.
-A sus órdenes.
-Si es que tienes unas cosas hijo...
-Diga usted que sí, padre.

(concluirá)

2 comentarios:

El Señor de las Moscas dijo...

Fascinado me tiene la trama. ¿Concluirá? Pensaba que iba a tener más continuidad...

Mr.Incógnito dijo...

Siento que esperara una dramática lucha extendiéndose una cantidad indeterminada de temporadas hasta diluir la trama y despojarla de sentido.

Se ha conseguido lo mismo en sólo tres entregas, debe reconocer que tiene mérito la cosa.